En exclusivo el testimonio de un migrante venezolano: “Caminé por el Darién con mi hijos en brazos porque ellos ya no podían”

Diario Latina entrevistó a una familia venezolana que atraveso una de las selvas mas peligrosas del mundo. Habló de la travesía y de la desesperación de migrar ante la crisis. Sin un solo centavo, dejaron todo para poder ingresar a los Estados Unidos, para vivir el sueño americano.

Cientos de migrantes, se ven obligados a abandonar sus países, dado que buscan vivir mejor, con más comodidad y un bienestar para ellos y su entorno. Esto mismo pasó por la mente de Marco Siso que junto a su familia, la cual vivió por casi 4 años en Florencia, Colombia; decidió adentrarse en la travesía de la Selva del Darién.

LEER MÁS: Detuvieron en Miami Beach a hombre implicado en cuatro asesinatos en Oklahoma

Marcos, es oriundo de Venezuela, por la evidente situación económica que atraviesa su tierra natal, decidió establecerse en Florencia.  “El país (Venezuela) lo abandonamos hace varios años, nos fuimos a Colombia, buscando un bienestar para mis hijos quienes en ese momento eran dos”, comentó Marco Siso a Diario Latina y añadió: “Mi esposa ene se momento estaba embarazada, estábamos viviendo en Florencia, donde comenzamos a tener una vida mejor”.LEER MÁS:

Allí mismo, pudo comenzar nuevamente junto a  su familia, aunque la vida le jugó nuevamente una mala pasada, por lo que perdió su empleo y con el paso del tiempo las necesidades comenzaron a hacerse notar. Además la situación económica del país colombiano comenzó a verse afectada, por lo que decidieron migrar más al norte, teniendo como punto de llegada Estados Unidos.

LEER MÁS: “El hombre inconcluso’: la película Argentina filmada en Puerto Esperanza – Diario

Ante esta situación y con una familia a la que resguardar, busco la manera de que aquello que había vivido en su país, no volviera a alcanzarlo jamás. “Me veía a mí con mis tres hijos, mi esposa sin trabajo y siendo el único sostén del hogar y veía como mi sueldo ya prácticamente no alanzaba”, manifetó. Sabiendo que este reto ponía muchas cosas en juego, dado que durante el camino todo podía pasar.

Una familia en una travesía por el Darién

Siso, salió junto a  su esposa, con quien lleva 15 años casado, quien  además es la madre de sus hijos.  Y son considerados para él las personas más importantes de su vida. Con ellos, decidió adentrarse en una de las selvas más peligrosas del mundo, en un viaje en donde se encontraron con cientos de personas en situaciones similares.

LEER MÁS: “El hombre inconcluso’: la película Argentina filmada en Puerto Esperanza – Diario Latina

Según relató Marco, ellos comenzaron el trayecto desde el departamento de Caquetá a Medellín, de allí fueron rumbo a Necoclí, desde allí llegaron a Capurgana. En aquel trayecto habían invertido tres días, de los cuales iba incrementando su temor ante lo que se encontrarían más adelante.  “Nuestro mayor temor era el Tapón del Darién, por la selva, así comenzamos nuestro trayecto”, relató.

Por otro lado, sé que para ingresar al Darién, debieron conformar un grupo, el cual se reúne en Necoclí. “Los grupos se conforma por la cantidad que caben en una lancha, que son de 25 a 30 (personas),  de allí se llega a Capurganá, donde hay más personas, ahí seleccionas grupos de 30 a 40 personas dependiendo de cada guía”, recordó y agregó: “Las personas deben pagarle una determinada suma de dinero a cada guía, que son de 200 o 300 dólares por persona, nosotros no pagamos porque ya no teníamos dinero, pero dimos a cambio nuestros celulares”.

LEER MÁS: Ante la negativa en aceptar la derrota, la corte electoral habla con jefes policiales sobre comicios en Brasil

Sobrevivir  las adversidades

Durante los 11 días que estuvieron caminando, Marco señaló que lo principal que debían cuidar eran sus pies: “Los pies son tu vida, porque vas a pasar la selva caminando, no tenés que permitir que la humedad te consuma y se adentre en las botas, que como son de plástico esto ocurre mucho”.

Asimismo, recordó que debían resguardarse de todos los peligros que rondan en la selva, los trayectos en las montañas y ríos que en su mayoría eran peligrosos. “Los animales son otro peligro, durante la noche nos hemos topado con monos aulladores,  también me he topado con un cocodrilo pequeño que supera el metro, en ese momento no le dije a mi familia para no alarmarlos, por eso también nos retrasamos”, recordó Siso.

LEER MÁS: Costa Rica esta lista para enfrentar a España en búsqueda de una mejor posición

Durante toda la travesía debió cargar con sus hijos, dado que ellos no podían continuar con el trayecto, puesto que se les hacía muy difícil. Es así como el Darién buscaba doblegarnos, sin embargo Marcó decidido a llegar a la meta, optó por continuar y salir victorioso junto a  su familia de aquella selva. “Mi hija Génesis y mi Hijo Thiago siempre me decían que no podían más, se quedaron sin calzado a mitad del trayecto y totalmente agotados”, detalló.

Además recordó que los últimos cinco días de su travesía se alimentaron de panela y bebían agua del río, la cual al estar contaminada, le causaron malestares en más de una ocasión.  Tras salir de la selva, llegaron a Panamá, donde de allí cruzaron a Costa Rica, de allá a Nicaragua, para posteriormente llegar a Guatemala y entrar a la recta final que era México.

LEER MÁS: Estados Unidos conformará un “plan comprensivo” para aceptar las solicitudes asilo en la frontera

Llegar a Nueva York

“La vida del inmigrante acá en Nueva York, es estar en una ciudad pro migrantes, donde en un principio te ves abrumado por la barrera del idioma, a la que con el tiempo te vas adaptando”, señaló y agregó: “De a poco te vas acostumbrando  y con el tiempo vas consiguiendo los permisos de trabajo, así la vida se va volviendo más confortable.  Porque mientras estás trabajando, aportando a la sociedad y pagando tus impuestos, porque aquí las cosas son así, mientras sigas las normas puedes vivir bien”.

Cabe señalar que, desde que llegaron a Estados Unidos, están terminando de tramitar su asilo humanitario, dado que están dando sus primeros pasos.  Entre tanto, sus metas es poder progresar, darles una buena educación a sus hijos,  para que logren ser profesionales.

LEER MÁS: Colombia abre el diálogo con ELN: la AN- 15 alegó que “faltan las víctimas venezolanas”

En la actualidad Marco Siso, se encuentra desempleado pero anhelando terminar con sus trámites para poder emprender su nueva vida. Asimismo, señaló que quienes deseen colaborar con él pueden hacerlo a través de su número telefónico, dado que toda ayuda para él y su familia será bien recibida. Es por ello que quienes quieran y puedan colaborar pueden hacerlo comunicandose al +1 (347) 656-9503 (Marco Siso).

Tambien te puede interesar

Deja una respuesta